derechos-prostitutas

¿Qué Quieren las Prostitutas de los Gobiernos?

Como ya es sabido a inicios de abril de 2016, con la intención de “reforzar la lucha contra el sistema de prostitución”, Francia aprobó una ley que permite penalizar a los clientes de la prostitución. Antes, sólo las prostitutas eran multadas. Ahora serán castigados quienes paguen por sexo.

Al igual que pretender tapar el sol con una mano, esta ley pretende negar la realidad de la existencia de trabajadoras y clientes, y pasa a considerar a las prostitutas como víctimas de la industria del sexo.

Lo más cuestionable al momento de redactar leyes como estas, es que se deja de lado a quienes deberían pronunciarse al respecto: los propios trabajadores sexuales.

Criminalización es una Trampa

“Quiero hablar de sexo por dinero”, comenzó diciendo Toni Mac (trabajadora sexual y activista), durante una conferencia titulada ‘¿Qué quieren los trabajadores sexuales?’ del evento TEDx EastEnd, en el cual Toni critica que mediante este tipo de leyes, lejos de solucionar el problema, se crean otros mayores como que las prostitutas trabajen en condiciones de clandestinidad, expuestas a mayores riesgos y peligros.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=M2owUN-JYS0]

(Lamentablemente la charla está solamente en inglés)

Tajante ya desde el inicio, Toni sostiene que la despenalización y la autodeterminación son las únicas vías de mantener seguros a los trabajadores del sexo. Prohibiendo la industria del sexo, sólo pueden incrementarse los riesgos y vulnerabilidades a los que están expuestos los trabajadores sexuales.

¿Obedecer la Ley o Alimentar a tu Familia y ser Arrestado?

En lugares como Rusia, EEUU o Sudáfrica, se trata de disuadir a los trabajadores sexuales a través del miedo a ser arrestados. Pero “si debes elegir entre obedecer a la ley o alimentar a tu familia, y hacer el trabajo de todos modos, tomas el riesgo. La criminalización es una trampa. Y si te atrapan, te generan antecedentes penales… es difícil obtener un trabajo convencional si tienes antecedentes penales”.

¿Sexo Sin Protección o Antecedentes Penales por tener Condones en la cartera?

De hecho, en caso de estar vendiendo sexo en Kenia, Sudáfrica o Nueva York, “los oficiales de policía pueden arrestarte si te encuentran con condones, ya que estos pueden ser usados, legalmente, como una evidencia de que estás vendiendo sexo. Obviamente, esto incrementa el riesgo a contraer VIH”.

Por eso, “los trabajadores sexuales de estos lugares son forzados a tomar una difícil decisión: arriesgarse a ser arrestados o tener sexo riesgoso. ¿Qué elegirías tú?”, cuestiona.

Ayudarse Mutamente es quedar Desprotegidas en la Ilegalidad

La postura de países como Reino Unido o Francia consiste en “decirle a los trabajadores sexuales: ‘No nos importa si estás vendiendo sexo, sólo asegúrate de hacerlo a puertas cerradas’”.

Sin embargo, tampoco permiten los prostíbulos y, siendo que “un prostíbulo se define como dos o más trabajadores sexuales trabajando juntos”, juntarse con una amiga en un apartamento… “convierte a la actividad en ilegal”.

Hace unos años, Toni invitó a una amiga a trabajar a su apartamento. “Ella se sentía nerviosa porque había sido atacada en su lugar de trabajo. Entonces le dije que recibiera a sus clientes en donde yo trabajaba durante un tiempo. En esos días tuvimos otro hombre que se puso violento. Le dije que se fuera o llamaba a la policía. Y nos miró a las dos y dijo:
‘Ustedes chicas no pueden llamar a la policía. Están trabajando juntas, este apartamento es ilegal’.
Tenía razón. Eventualmente se retiró sin que la violencia llegará a lo físico, pero el conocimiento de que nosotras estábamos infringiendo la ley le dio el poder a ese hombre de amenazarnos. Se sentió confiado, y se salió con la suya”.

Multas Económicas son un Círculo Vicioso

Si optas, en cambio, por vender sexo en las calles, “también existen más probabilidades a daños antes que prevenciones”, ya que “para evitar ser arrestados en la calle, los trabajadores toman riesgos como trabajar solos, o en lugares aislados donde se es vulnerable a ser atacado”.

Además, en ciertos países el trabajo sexual en las calles cuesta una multa. “¿Cómo pagas la multa si no puedes regresar a la calle para buscar el dinero? Se trata de un círculo vicioso de vender sexo para pagar multas por vender sexo”.

regularizaciones-del-trabajo-sexual-demasiado-estrictas-empujan-grupos-vulnerables-ilegalidad

Regularizaciones demasiado Estrictas empujan a Grupos Vulnerables a la Ilegalidad

Toni critica esa difundida creencia de que la prostitución funcionaría bien si fuera realizada legalmente y bajo regulación, como ocurre en Holanda, Alemania o Nevada en los Estados Unidos. “Suena bárbaro en los papeles, pero los políticos hacen de la regulación de la industria del sexo algo caro y difícil de cumplir”.

La regulación implica registros, licencias o chequeos médicos obligatorios, que también implican plata. No puede ser “una opción para quienes desesperadamente necesitan dinero hoy de noche”.

Con los esfuerzos por regular, afirma Toni, “se crean dos sistemas: trabajo legal y trabajo ilegal… En este escalonado y doble sistema las personas más vulnerables son forzadas a trabajar ilegalmente, exponiéndose a todos los peligros de la criminalización”.

Todos los intentos por controlar o prevenir el trabajo sexual “hacen las cosas más difíciles para quienes venden sexo”. Tanto las multas como los antecedentes penales, no hacen más que obligar a las personas a seguir vendiendo sexo.

La otra alternativa, impuesta en Suecia, Noruega o recientemente en Francia, tampoco resuelve nada. “¿Por qué no penalizar a quienes pagan por sexo?… No hay evidencia de que funcione… Además, si necesito dinero de ellos, necesito proteger a los clientes de la policía”.

Entonces, ¿Qué quieren y necesitan las Prostitutas por parte de los Gobiernos?

Según Toni, ninguno de los modelos legales vigentes contempla qué es lo que quieren los trabajadores sexuales.

En este sentido, menciona el caso de Nueva Zelanda, que en 2003 despenalizó el trabajo sexual, lo cual aportó mejores condiciones laborales y de seguridad. Dicha legislación fue escrita en colaboración con trabajadoras sexuales y el colectivo de prostitutas de Nueva Zelanda.

Aunque “la despenalización sigue consistiendo en la eliminación de leyes que castigan la industria del sexo, en vez de tratar el trabajo sexual como cualquier otro tipo de trabajo”, se lamenta la trabajadora.

“Trabajar seguramente y en nuestros propios términos… Nuestra demanda es la misma,  puedes preguntar a las escorts más caras de Nueva York, o a las trabajadoras de calle en Sudáfrica… Todas te dirán lo mismo. Queremos despenalización  y derechos laborales como trabajadores”.

Toni Mac. Activista para la Universidad Abierta de Trabajadoras Sexuales (SWOU), Toni hace campaña por mejores condiciones laborales para las prostitutas luchando contra la criminalización, y está involucrada en proyectos educativos relacionados con los derechos de las trabajadoras sexuales.

¿Cómo está la situación para las prostitutas en Uruguay?

El trabajo sexual en Uruguay es legal y está regulado desde hace muchos años. Para ejercer la prostitución de manera legal hay inscribirse en el Registro Nacional del Trabajo Sexual y realizarse controles sanitarios periódicos.

LO BUENO

– Te podés inscribir en cualquiera de las jefaturas departamentales o en la Dirección Nacional de Policía Científica en Montevideo.

– Supuestamente el control para obtener una libreta de visita médica no tiene costo.

– Al igual que el resto de los trabajadores pueden asociarse al BPS y contar con la posibilidad de jubilarse.

LO MALO

– Ejercer la prostitución y no haberse resgistrado es un delito.

– El costo del trámite es 1 UR y la entrega del carné tiene una duración de 7 días.

LAS COMPLICACIONES

– No tener la libreta al día es una infracción y la trabajadora sexual que no se controle es eliminada del registro.

– Además es obligatorio avisar si te mudás de localidad o incluso de lugar de trabajo.

– Tampoco se puede trabajar en cualquier lugar, los espacios y los horarios habilitados los definen las autoridades de cada localidad.

– La reglamentación también regula la vestimenta, y el comportamiento del trabajador sexual, “de modo que no afecte la sensibilidad de las familias”.

La legislación uruguaya es bastante avanzada en la región y el mundo. Pero en general estamos todavía muy lejos de superar los problemas y estigmas, y de realmente mejorar la calidad laboral de las meretrices.

Por suerte (y por el empuje de AMEPU y ATRU) al menos tenemos una ley que no solo despenaliza sino que regula e incluye. PasionUruguay aporta su granito de arena trayendo al rubro al menos un poco de comodidad y discreción a trabajadoras y clientes.

¿Tu que opinas?

¿Cómo sientes la situación de tu país en relación al resto del mundo…? ¿Realmente hay libertad para trabajadoras y clientes o la ley vigente reprime y hace las cosas más difíciles?
¿Alguna vez tuviste algún problema legal al momento de prestar servicio o contratar?

Claudia Guzman

Hola, soy Claudia, activista por los Derechos de las Trabajadoras Sexuales. Si te dedicas a la Prostitucion aquí tienes mucho material que te ayudará en tu camino.